domingo, 13 de enero de 2019

Observación en Torralba de Calatrava

Si bien es verdad que el tiempo parece que está mejorando mucho y hasta ahora me había sido imposible tener un buen ritmo de entradas al blog, la actividad con la Asociación Daimieleña de Astronomía no ha parado en absoluto, bien con asuntos internos o con observaciones públicas cuando las nubes nos lo han permitido, tal y como tuvo lugar el pasado 12-01-19 en el colegio público "Cristo del Consuelo" en la localidad manchega de Torralba de Calatrava, donde cuatro telescopios se pusieron a disposición de los escolares, para que por primera vez, se asomaran al universo gracias a los telescopios.

Esther, la maestra de los niños que se acercaron a nuestros equipos, está realizando un gran trabajo con ellos en lo que a la ciencia y astronomía se refiere, así que no pudimos negarnos a la petición que nos realizó para acudir al colegio y montar nuestros equipos en el patio del mismo, y de esta forma poner nuestro granito de arena en la siempre reconfortante tarea de divulgación que la asociaciones astronómicas realizan en toda España. Los escolares disfrutaron con la Luna cuando todavía era de día y el Sol iba cayendo lentamente por el horizonte, pero
fue en el momento en que la oscuridad era total y las sombras en nuestro satélite natural adquirieron toda su fuerza, cuando realmente disfrutaron de la siempre impactante primera visión del terreno lunar. Confieso que es una de las cosas que mas me gustan de las observaciones públicas en las que la Luna tiene el papel protagonista: comprobar la sorpresa de cualquier persona que ve la superficie de la misma por primera vez a través de un telescopio. Todo un shock.

En la parte final de la observación, un poco
agradecido Marte, el cual ya no está en su mejor momento para observar, la Nebulosa de Orión, M36, M37, Las Híades, Las Pleyades y algún objeto mas que aguantaba la contaminación lumínica del pueblo, se fueron sumando a la fría noche que terminó cerca de las 21:00h y que demostró, tanto el gran potencial que tienen los colegios a la hora de poner la semilla de la ciencia y el pensamiento critico en nuestros niños, como el papel que podemos tener en el mismo las asociaciones astronómicas. Niños, padres, profesores y nosotros mismos quedamos encantados con la experiencia que esperamos pueda repetirse en un futuro, quizá en primavera-verano con muchos planetas en el firmamento nocturno, tanto en este centro escolar como en cualquier otro que llame a las puertas de nuestra asociación.





domingo, 16 de diciembre de 2018

Observación del cometa 46P/Wirtanen

La Luna se me echaba encima en unos dias y la observación del 46P/Wirtanen urgía porque la luz cegadora de nuestro satélite natural la iba a hacer imposible. Por eso el 07-12-18 preparé el equipo en la terraza en una noche que tal y como advertí nada mas pisarla no iba a ser nada buena. Lo primero la humedad, que ya a las tempranas 20:00h era mas que palpable y luego la contaminación lumínica que esa noche se notaba mucho, probablemente por una ligera niebla.

Aun asi y con la carta de localización del 46P/Wirtanen preparada lo intenté, y tras unos momentos inciales de confusión debidos a la imposibilidad de localizar la estrella η Eridanis a ojo desnudo y posteriormente, a confundirme con un grupo de estrellas algo similar al que estaba cerca del cometa, lo localicé en el ocular con un pequeño barrido de la zona. Seguramente ya había pasado por él antes, pero es que la zona presentaba una contaminación lumínica notable acentuada por la no excesiva altura del objeto a esa hora.

No puedo decir que disfruté la observación, y es una pena, no se tienen muchas oportunidades de observar un cometa tan brillante con el telescopio desde una población. Si no hubiera sido por la humedad, quizá hubiera montado el telescopio mas adentrada la noche y con la ganancia en altura el resultado habría sido mejor. He intentado plasmar en el dibujo lo que ví, pero he de reconocer que fue bastante peor, asi que he eliminado la contaminación lumínica del mismo para que pueda apreciarse mejor.


"Muy mal seeing. Primero me confundo porque no veo η Eridanis a simple vista y luego paso varias veces por la zona correcta y no lo veo, debido a la contaminación lumínica y a una ligera neblina. Gana algo de contraste cuando se suben los aumentos."

domingo, 2 de diciembre de 2018

NGC 129, cúmulo abierto en Cassiopeia

Continuaba la observación el pasado 02-10-18 y despues de haber visto el Cúmulo de la Rosa Blanca apunté hacia el siguiente objetivo de la noche, NGC 129. Su búsqueda fue incluso mas sencilla que la anterior, lo que en cierto modo compensó la poca vistosidad que presentaba al menos con mi equipo, siendo prácticamente su localización y dibujo posterior el premio que obtuve con él.

NGC 129 - Cartes du Ciel
 Posteriormente he visto fotos del mismo en internet y quizá para los amantes de la fotografía astronómica tenga algún aliciente, ya que Cassiopeia es rica en estrellas y esos astros tan tenues que yo solo era capaz de vislumbrar con visión lateral, puedan verse plasmados en el encomiable trabajo que este tipo de aficionados hacen. Pero lo cierto es que para mi mas allá de apreciar esos pequeños puntos con algo de esfuerzo, NGC 129 no ofreció nada mas. Quizá con otro telescopio, quizá en otro lugar... quien sabe, pero he de reconocer que si poseyera un telescopio mejor y pudiera disfrutar de un buen lugar de observación, es mas que probable que otro tipo de objetos me llamaran mas la atención en lugar de este cúmulo abierto.


"Fácil localización. Es un conjunto muy disperso que al menos con mi apertura no tiene mucho atractivo. Con visión lateral se aprecian mas estrellas muy tenues."
 

martes, 6 de noviembre de 2018

NGC 7789, Cúmulo de la Rosa Blanca

Animado por dibujos vistos en otros blogs, me resolví el pasado 02-10-18 a apuntar hacia un cúmulo abierto en la constelación de Cassiopeia que por su magnitud consideré óptimo para su observación urbana: NGC 7789 o Cúmulo de la Rosa Blanca. Lo que mas me había impresionado de mi pequeña busqueda de información, era la nebulosidad que muchos observadores percibían en el centro del mismo, correspondiente a las estrellas mas tenues que los respectivos telescopios no podían resolver, dándole al conjunto un curioso y bonito resultado, tanto que a pesar de hallarme en un lugar poco oscuro me hizo albergar esperanzas.

NGC 7789 - Cartes du Ciel
Pero lo cierto es que si bien su búsqueda no resulto muy difícil, lo que tuve delante de mis ojos no era ni de largo lo que había visto en Internet, y la llamativa nebulosidad central solo era distinguible tras varios minutos pegado al ocular y con visión lateral exclusivamente. Quedé francamente decepcionado. No se si alguna vez voy a tener la ocasión de observar este mismo objeto desde el campo, pero es posible que ese factor marque claramente la diferencia. Quizá me marqué expectativas muy altas con él, quizá el haber detectado al menos ese detalle gracias a la visión lateral ya es algo a tener en cuenta, pero lo cierto es que la noche no comenzó bien y como mas tarde confirmaría con el siguiente objeto, en aquella observación no iba a ver nada con lo que poder delitarme detras del telescopio. Hay noches y noches...


"No se aprecia en el buscador 9x50. Con 31x llego a la zona donde debe estar y creo notar una ligerísima nebulosidad, centro el objeto en el buscador y pruebo aumentos hasta quedarme en 40x. Muy débil, gana algo con visión lateral, pero no es nada vistoso."
 

jueves, 18 de octubre de 2018

NGC 6826 (Nebulosa del Ojo que Parpadea)

NGC 6826 es una nebulosa planetaria situada a 2200 años-luz de nosotros y localizada en la constelación de Cygnus. Su curioso nombre le viene por el hecho de que si se observa directamente, esta desaparece, nuestro ojo no la ve, pero si usamos la visión lateral y miramos 'de reojo', la nebulosa aparece 'como por arte de magia'. Es un objetivo fácil para los aficionados y cualquiera con un equipo de mediana apertura podrá disfrutarla en cielos oscuros. También es visible con unos buenos prismáticos.

NGC 6826 - Cartes du Ciel
Siempre es una pequeña alegría poder observar una planetaria con mi refractor de 102mm, incluso he podido ver alguna desde mi casa sin tener que salir al campo, pero por supuesto, el entorno de las Tablas de Daimiel es ideal para estar pegado al ocular durante unos minutos viendo un objetivo de este tipo. La Nebulosa del Ojo que Parpadea fue la última observación que realicé el 15-06-18, y sin duda la mas satisfactoria despues de pelearme esa noche con el Cúmulo de Virgo y sus tenues galaxias. Quizá despues tuve tiempo de alguna mas, pero lo cierto es que el cansancio empezaba a aparecer y decidí irme a observar por el telescopio de otros compañeros antes de recoger todo el equipo.

Fácil búsqueda, fácil detección, curioso efecto de 'desaparición'... muy gratificante esta 'Blinking Nebula' como objeto final de una noche de observación y llevarse un buen sabor de boca a casa.

 
"La búsqueda resulta mas fácil de lo esperado. A 31x ya me parece que se trata de una planetaria, asi que voy aumentando y a 51x ya veo el curioso efecto de 'desaparición' de la planetaria cuando se mira de frente. Hago el dibujo a 80x."