martes, 1 de octubre de 2019

Xi Cephei

El 24-09-19 por fin tuve la oportunidad de montar el telescopio en la terraza después de unas cuantas semanas de nubes, compromisos laborales y por desgracia algún que otro problema de salud. La inactividad pasa factura al astrónomo aficionado, tal y como comprobaría durante la noche, así que me planteé una sesión corta de observación de estrellas dobles y que a priori no entrañaban dificultad.

El primer objetivo fu Xi Cephei, que por elevación, magnitud y situación dentro de la constelación de Cefeo, no parecía que fuera a darme los problemas que me dió, pero lo cierto es que después de varios minutos, tuve que mirar la carta y el cielo con detenimiento para localizarla. El hecho de no observar con asiduidad, al menos para mi, hace que no sepa trasladar adecuadamente la distancia entre estrellas en la carta al firmamento real. Afortunadamente me di cuenta de que había estado pasando por ella con el buscador en todos los intentos y que en realidad era muy fácil de encontrar.

Y mereció la pena. Xi Cephei contrasta bien en color y la secundaria es lo suficientemente menos brillante que la principal como para gustar a los amantes de las dobles bien diferenciadas. Después de toda la confusión en su búsqueda, me permití esta vez varios minutos en su contemplación. También era cierto que hacia bastante que no tenía una sesión de dobles y me apetecía disfrutar un poco de la noche. Subí hasta los 80x donde la separación entre ambas me pareció la suficiente como para que el conjunto ofreciera su mejor vista y tras rellenar la ficha de observación, fuí a por el siguiente objetivo de la noche.


"Confundo la estrella en el buscador y tardo unos minutos en darme cuenta. A 40x se vislumbra la secundaria, subo a 80x y la visión resulta preciosa, con una estrella principal bien definida y una secundaria distinguible en color."

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Observación de M85

Si he de ser sincero tengo que decir que la observación de Messier 85 era algo que creía haber hecho ya, pero al preparar la sesión que realicé el 02-06-19 me percaté de que este objeto asequible a mi refractor 102/1000 estaba aún pendiente. Por eso esa noche esperé a que estuviera a una altura al menos adecuada para acometer su observación y realizar el correspondiente dibujo, aunque quizá hubiera sido mejor dejar pasar el tiempo y haberlo hecho algo más tarde, pero por desgracia no planeaba estar hasta muy entrada la noche y cuando esta galaxia llegó a unos cómodos 45 grados de elevación apunté hacia ella.

Aún así, desenvolverse por el complicado Cúmulo de Virgo puede conllevar su dificultad y en mi caso, tuve que requerir la ayuda de un compañero de observación para con mapa estelar en mano y otro telescopio, identificar positivamente esta galaxia lenticular. Aparte de por su situación en la carta, el hecho de que muy cerca de ella pudiésemos observar otra "pequeña mancha" muy tenue y que parecía ser NGC 4394, una galaxia de magnitud 10, ayudó a corroborar que era M85 lo que teníamos en el ocular. Estuve probando varios aumentos y finalmente fue 58x lo que me dió mejores vistas del conjunto, el cual tuve la oportunidad de verlo no solo en mi refractor, sino también en todo un señor Dobson de 300mm de diámetro.

Concluida su observación, llegó el momento de recoger todo y dar por finalizada la noche.


"A 31x veo una estrella difusa junto a otra mas definida. Subo a 80x y la imagen es muy mala, asi que meto 58x y casi estoy seguro de que es M85. Necesito la ayuda de un compañero de observación para corroborarlo, siendo capaz incluso de ver una galaxia compañera que identifico como NGC 4394."

domingo, 11 de agosto de 2019

Perseidas 2019

Cierto es que la Luna no ha acompañado nada este año para poder observar las perseidas, pero como contrapartida nos ha regalado dos buenas noches de observación en Pozuelo de Calatrava y en el Parque nacional de las Tablas de Daimiel, ocasiones en las que junto con mis compañeros de la Asociación Damieleña de Astronomía hemos podido disfrutar de dos observaciones públicas en las que de nuevo, ver el gran interés y curiosidad que despiertan unos cuantos telescopios listos para observar en la gente.

Mas de 500 personas han podido ver el grandioso Júpìter, los fascinantes anillos de Saturno o la siempre impactante imagen de la superficie lunar, e incluso la noche en las Tablas, algún objeto de cielo profundo se dejo caer por nuestros oculares cuando la cegadora Luna iba retirándose lentamente hacia el Oeste. Nuestro libro de firmas no paraba de recibir buenos comentarios y palabras de agradecimiento por las dos intensas noches vividas, e incluso me atrevería a decir que ganamos nuev@s adept@s a "la causa" y que repetirán en otras ocasiones.

¿Y perseidas? Pues en mi caso no ví ninguna, porque entre la presencia de la Luna y de que estaba al pie del telescopio atendiendo a la gente, me perdí todas las que aparecieron, teniendo que conformarme con los gritos de la gente cada vez que una de ellas hacia acto de aparición. A ver si el año que viene hay mas suerte...


lunes, 8 de julio de 2019

Noche de observación en la Venta de Borondo

El pasado 06-07-19 los miembros de ADA tuvimos la oportunidad de hacer una observación que hace mucho tiempo hemos querido realizar, pues el entorno de la Venta de Borondo es de los menos contaminados lumínicamente entre las poblaciones de Daimiel y Bolaños de Calatrava.

Fuímos invitados por la Asociación Cultural Venta de Borondo y Patrimonio Manchego, en una jornada que incluía una visita a la venta donde según la tradición fue nombrado caballero Don Quijote, y posteriormente tras haber disfrutado de la puesta de Sol, nosotros íbamos a ofrecer al buen numero de personas que se acercó una observación astronómica, la cual no empezó excesivamente bien debido a la gran cantidad de nubes que el cielo tenía a esa hora.

Tras unos momentos iniciales donde los asistentes pudieron disfrutar de la Luna que ya caía hacia el horizonte, pudimos dirigir los telescopios hacia el Sur, donde las nubes parecían querer abrirse para permitirnos ver Júpiter y tres de sus lunas. Siempre es agradable ver como la gente se sorprende al poder observar las dos lineas características de la superficie de este planeta y como te miran casi con cara de incredulidad cuando les dices que esos puntos que ven cerca del mismo no son estrellas, sino satélites naturales como lo es el nuestro. Pero si impactante es Júpiter, mas lo es Saturno, el cual, aunque con poca altura a esa hora en el firmamento, nos atrevimos a ver debido a lo cubierto que estaba el resto del cielo.

Todo un shock para mucha gente fue ver a la que es posiblemente la "perla" del sistema solar, con esos anillos que no dejan de fascinar a quien por primera vez se asoma a un ocular de un telescopio para observarlo, y de nuevo, cuando les dices que ese punto cercano a él no es una estrella, que es Titán, que incluso es mas grande que Mercurio y que ese sitio tiene lagos que no de agua sino de gas líquido, y que pudiera ser un buen destino como nuevo hogar para el ser humano en un futuro lejano, otra vez puedes notar en la gente lo que fascina la primera vez que miras por un telescopio.

Pero lo mejor estaba por llegar. Cuando el cielo se despejaba y M13, M57 y algún objeto mas deleitaban a nuestros invitados, dos bólidos aparecieron en la bóveda celeste, el primero de ellos largo y con una fragmentación en dos trozos anaranjados que arrancaron aplausos, y como colofón, otro que dejo un estruendo para asombro de todos los que se encontraban allí. Las nubes nos lo pusieron difícil al inicio, pero el cierre de observación fue sublime.


domingo, 16 de junio de 2019

NGC 2841

Después de mucho tiempo sin salir al campo con el telescopio, por fin pude hacer una observación con mis compañeros de la Asociación Daimieleña de Astronomía y aunque en principio no iba a observar muchos objetos, ni tampoco muy difíciles, a la hora de preparar la noche si que incluí NGC 2841 entre los objetivos. Su magnitud de 9.20 y los cielos de las Tablas de Daimiel me daban esperanzas de poder verla, pero sabía que tenía que darme prisa en apuntar hacia ella, puesto que Ursa Majoris estaría descendiendo en el cielo a la hora de la observación y los por desgracia, horizontes iluminados que disfrutamos, podían jugarme una mala pasada.

Como iba a ser el primer objeto de la noche y no tenía nada que hacer, intenté cazarla cuando todavía no estaba el cielo en condiciones de ser observado, y como es natural, no pude ver nada en la zona en que debía estar, aunque si fuí capaz de localizar las estrellas que la rodeaban. Para entretenerme le eché un vistazo al Cúmulo de Hércules y casi una hora mas tarde volví a intentarlo.

Y esta vez si que hubo mas suerte, porque incluso a 31x ya podía localizar la galaxia en el ocular, con lo que fuí metiendo aumento hasta llegar hasta los 80x, donde si bien la imagen no era de muy buena calidad, si que podía distinguir la forma alargada de este objeto. Algunas veces hay que sacrificar una imagen luminosa y clara por otra donde predominen los detalles. Confieso que me encanta ver galaxias que no pertenecen al catálogo Messier, refuerzan mi idea de que efectivamente cuanta mas abertura de telescopio mejor, pero lo que de verdad importa es la calidad del cielo y las ganas de buscar cosas.


"A 31x se percibe muy difusamente, subo a 80x para ganar contraste y distingo una mancha con forma alargada y algunas débiles estrellas que la rodean."


domingo, 3 de marzo de 2019

Theta Orionis (Cúmulo del Trapecio), en el centro de la Nebulosa de Orion

Antes de acometer la observación del 25-02-19 tras un largo periodo sin poder montar el telescopio en la terraza de mi casa, pensaba que ya había visto y dibujado el Cúmulo del Trapecio con anterioridad, pero revisando en el blog el listado de objetos y dobles observadas me di cuenta de que estaba equivocado, así que me lo apunté junto con otros dos objetivos para apuntar hacia ellos esa noche.

Por supuesto antes de "viajar" hasta el centro de la Nebulosa de Orión, me dedique a observarla unos minutos, sobre todo porque era la segunda vez en todo el invierno que tenía la oportunidad de hacerlo y es sin duda parada obligatoria para todo aficionado. Absolutamente increíbles las vistas a 31x con mi refractor y eso a pesar de la contaminación lumínica, aunque el cielo estaba muy bien esa noche y la única pega era un ligero viento que se estaba levantando. Muy pronto de mi cuenta de que iba a ser necesario meter mucho aumento para poder hacer un dibujo del famoso cúmulo, así que tras unos momentos de indecisión decidí sobrepasar el límite "lógico" de mi tubo y con la barlow 2x llegar hasta los 285x.

Y la verdad es que incluso fue mejor de lo que esperaba, porque aunque costaba mucho enfocar, las estrellas estaban razonablemente puntuales y prácticamente la mayor incomodidad era tener que estar continuamente moviendo el mando de ascensión recta para no perderlo en el ocular. Incluso y a pesar de lo oscuro de la imagen la nebulosa circundante era totalmente perceptible. Sin duda un asterismo que todo el mundo debe observar alguna vez.


"A no muchos aumentos veo las 4 componentes claramente. Decido usar la barlow 2x para apreciar una mayor separación y centrar mejor el conjunto en el centro del ocular."


lunes, 28 de enero de 2019

Observación lunar en Daimiel

Con motivo del centenario de la Unión Astronómica Internacional, el pasado 12 de Enero los miembros de la Asociación Daimieleña de Astronomía, nos acercamos a la Plaza de España de la localidad manchega de Daimiel para hacer en ese lugar una observación lunar, aunque también se sumó a la convocatoria el planeta Marte que si bien no está en su mejor momento de observación, si que sirvió a las personas que allí se congregaron para acercarse a nuestro sistema solar, haciendo sobre todo las delicias de los mas jóvenes por la especial atracción que el planeta rojo tiene, debido a lo mucho que suele aparecer en los medios de comunicación, y mas recientemente con la llegada al mismo de la sonda InSight.

Cuando nos dispusimos a montar los equipos (en total tres telescopios), el frío reinante parecía que iba a echar para atrás a mucha gente a la hora de echar un vistazo a la siempre espectacular Luna, pero poco a poco el goteo de personas de todas las edades se fue intensificando y en las dos horas que estuvimos plantándole cara a la meteorología llegamos a contabilizar casi 200 personas las que se asomaron al ocular para, en muchos casos, ver la siempre impactante primera visión de nuestro satélite natural. Incluso la televisión local cubrió el evento y fuimos entrevistados por ellos, estando muy interesados no solo por el aniversario del organismo internacional, sino por todo aquello relacionado con nuestra asociación y con la observación lunar en particular.

Como premio a nuestra paciencia y al interés de todos los que nos acompañaron, el seeing de esa noche era magnífico y la Luna aguantaba muchos aumentos, lo que nos proporcionó increíbles vistas de su superficie. Aunque eso sí, el exceso de luz artificial y los edificios altos nos jugaron alguna que otra mala pasada, como en mi caso, cuando tras perder de vista Marte ocultado por unas viviendas, no me quedó otra que coger mi montura ecuatorial y realizar una puesta en estación "muy heterodoxa" unos metros mas para atrás. 

Finalmente, y cuando la Luna también se ocultaba detrás de esos mismos edificios, dimos por finalizada una agradable observación que terminó, como no podía ser de otra forma, con un buen café caliente en una de los establecimientos del centro de Daimiel.



domingo, 13 de enero de 2019

Observación en Torralba de Calatrava

Si bien es verdad que el tiempo parece que está mejorando mucho y hasta ahora me había sido imposible tener un buen ritmo de entradas al blog, la actividad con la Asociación Daimieleña de Astronomía no ha parado en absoluto, bien con asuntos internos o con observaciones públicas cuando las nubes nos lo han permitido, tal y como tuvo lugar el pasado 12-01-19 en el colegio público "Cristo del Consuelo" en la localidad manchega de Torralba de Calatrava, donde cuatro telescopios se pusieron a disposición de los escolares, para que por primera vez, se asomaran al universo gracias a los telescopios.

Esther, la maestra de los niños que se acercaron a nuestros equipos, está realizando un gran trabajo con ellos en lo que a la ciencia y astronomía se refiere, así que no pudimos negarnos a la petición que nos realizó para acudir al colegio y montar nuestros equipos en el patio del mismo, y de esta forma poner nuestro granito de arena en la siempre reconfortante tarea de divulgación que la asociaciones astronómicas realizan en toda España. Los escolares disfrutaron con la Luna cuando todavía era de día y el Sol iba cayendo lentamente por el horizonte, pero
fue en el momento en que la oscuridad era total y las sombras en nuestro satélite natural adquirieron toda su fuerza, cuando realmente disfrutaron de la siempre impactante primera visión del terreno lunar. Confieso que es una de las cosas que mas me gustan de las observaciones públicas en las que la Luna tiene el papel protagonista: comprobar la sorpresa de cualquier persona que ve la superficie de la misma por primera vez a través de un telescopio. Todo un shock.

En la parte final de la observación, un poco
agradecido Marte, el cual ya no está en su mejor momento para observar, la Nebulosa de Orión, M36, M37, Las Híades, Las Pleyades y algún objeto mas que aguantaba la contaminación lumínica del pueblo, se fueron sumando a la fría noche que terminó cerca de las 21:00h y que demostró, tanto el gran potencial que tienen los colegios a la hora de poner la semilla de la ciencia y el pensamiento critico en nuestros niños, como el papel que podemos tener en el mismo las asociaciones astronómicas. Niños, padres, profesores y nosotros mismos quedamos encantados con la experiencia que esperamos pueda repetirse en un futuro, quizá en primavera-verano con muchos planetas en el firmamento nocturno, tanto en este centro escolar como en cualquier otro que llame a las puertas de nuestra asociación.